La foto (arriba a la derecha), fue tomada por una mujer de Nueva Yérsey mientras que estaba en día feriado en Arizona. Ella le pidió a su esposo que parara su carro cuando, manejando a través del desierto, ella vio un arbusto distintivo cubierto de flores blancas.

Su esposo no vio las flores. En la imagen ellas no se puede ver tampoco, pero en su lugar está la inconfundible imagen de la Madona.